Seguidores

lunes, 23 de julio de 2012

THE CULT: La Riviera, Madrid 18 de julio 2012


Tres días intensos de Rock’n’Roll en Madrid dan para mucho y más si los protagonistas son ni nada menos que Dickey Betts, The Cult y Bill Idol, con los que tuvimos la fortuna de poder estar para hacernos fotos y firmas. Así que en casa de Rockland/Paulamule nos repartimos la labor para que no se nos acumulen las sensaciones vividas estos últimos días en la capital. Por lo que a mi me respeta, empezaré por el concierto de The Cult y mi señora se encargará de la reseña del ex Allman Brother en la sala Caracol, como buena fan de la mítica banda sureña. Con Billy Idol lanzaremos una moneda al aire para evitar duplicidades, je,je.

En nuestro segundo día por Madrid le tocaba el turno a The Cult, una formación que siempre estuvo en mi vida a lo largo de estos últimos 20 años y que esta vez presentaban el soberbio “Choice of weapon”, que tan buen recibimiento está teniendo. Con esta banda siempre pasa lo mismo y las preguntas que te vienen inevitablemente a la mente son: ¿qué tal estará el amigo Astbury esta noche?, ¿se habrá levantado de buen humor?, ¿se centrará en lo suyo y dejará las tonterías aparcadas de al lado? En fin, los interrogantes de siempre cuando uno se dispone a ver a esta banda, un tanto irregular en cuanto a sus actuaciones en directo. La última vez que los vi en el Azkena fue tal desconcierto con las idas de olla de Mr. Astbury que casi se me quitaron definitivamente las ganas de volver a verlos algún día, pero…su último CD es tan cojonudo que la posibilidad de escuchar estos nuevos temas en la sala La Riviera era una idea casi irrechazable.


Con media hora de retraso sobre el horario previsto (algo que ya sucedió en mi primera experiencia con la banda en esa misma sala) salieron a matar Astbury, Duffy y cía desde el primer segundo. Las dudas se disiparon por completo con un arranque fulgurante como fue “Lil’ devil”, que dio paso a otro dos cañonazos como “Honey from a knife” y “Rain”. Esta vez se veía a un Astbury centrado en su papel, ataviado con un chaleco impropio con las altas temperaturas que reinaban en Madrid, gafas de sol y con el punto adecuado de peligrosidad que todo buen frontman debe de poseer. Quizás le vi un poco neura con su pandereta que destrozó de una patada y que en un momento del show acabó lanzando sin querer a la cara de su batería. Billy Duffy como siempre a lo suyo, un tanto arrinconado a la izquierda del escenario, paseando con chulería su Gresch White Falcon y desplegando todas las poses de guitar-hero que lleva dentro. El resto de la banda suena cada vez más conjuntados, donde destaca ese pedazo de animal a las baquetas llamado John Tempesta.


Siguiendo con el set-list, a destacar el buen recibimiento de las nuevas canciones que se funden sin problema con sus consabidos clásicos. Ahí estuvieron brillando con luz propia “For the animals”, “Lucifer”, “The Wolf” o la preciosa “Life > death”, que denotan que The Cult están en plena forma a nivel compositivo y que si se lo proponen son un grupo de altos vuelos. Por lo demás, siempre es un placer escuchar gemas del calibre de “She sells sanctuary”, “Wilf flower”, “Fire woman” o ese final frenético y súper-destroyer con la apabullante “Love removal machine”, que inundó de locura al personal asistente en La Riviera.



Ahora bien, hay dos apartados que no me han gustado nada de la velada y que querría resaltar. Lo primero, el deficiente sonido que imperó durante toda la actuación donde apenas se escuchaba la voz de Astbury y con la guitarra de Duffy sobresaliendo por encima del resto de instrumentos. Aún sigo sin entender como el propio guitarrista le mandaba a su técnico de sonido de subirle aún más el sonido. El segundo contratiempo fue la duración del bolo que apenas llegó a ¡¡80 minutos!! Una banda de la grandeza de The Cult no puede o no debe tocar tan poco, con la cantidad de clásicos que atesoran, por muy intensa que pueda ser su actuación. Creo sinceramente que un par de temas más, hubieran dejado unas sensaciones mucho mejores. Este tipo de detalles hicieron que la noche no fuese perfecta, pero aun así, he vuelto a recuperar la fe en estos tíos.

Al finalizar el show y después de una larga espera hubo fotos y firmas con los protagonistas, pero de eso prefiero dejarlo para otro post que bien se lo merece.



20 comentarios:

Bounty Hunter dijo...

Me tomo la licencia de trasladar (copiar)el comentario que dejé en el blog de Sr Ofersan, sobre la actuación de los Cult en Barcelona.
Supongo que como muchos, la mayor preocupación que tenía, radicava en el estado emocional en que Astbury tomara el escenario. A parte y a título más personal, el dichoso sonido de Razz.
Mis dudas empezaron a despejarse durante el poderoso arranque con Lil' Devil. Ian tuvo un mal control de su pandereta y reaccionó de forma casual y bromista.
Y efectivamente, pudimos gozar de la mejor versión del Wolfchild(con sus correspondientes limitaciones vocales).
Los detalles del aviso al fan de primera fila y su móvil, junto al speech sobre política con el ejemplar de El País(ahí le vi sarcasticamente elocuente asociando la pésima situación económica con el reciente triunfo futbolístico) son buena prueba de ello.
Derrochó su carísma Rockero durante todo el concierto, mostrando su lado más sensible en temas como Embers y Life>Death. Donde aprovechó para darse y darnos un respiro a las embestidas sónicas de Honey From a Knife, The Wolf y Rise entre otras.
Y el apoteísco final con la avalancha de Love Removal Machine, donde viví en las primeras filas una merejada de cuerpos aplastarse entre ellos al más puro estilo mosh.
Duffy estuvo brillante en su papel de Guitar Hero disparando uno detrás de otro sus reconocibles y antológicos solos y recreando la portada de Sonic Temple durante los temas. Una gran instantánea fué cuando se unieron los dos jefes y Astbury hizo una caricia en la cabeza al rubio guitarrista.
El resto de la banda secundó perfectamente al duo líder de forma eficaz y contundente. Y hasta tuvo su pequeña intervención solista durante el segundo puente de Rain.
El sonido en general fué bastante correcto comparado con el de Cinderella(mi última visita a la sala).
Y de igual forma que este su durada. Una gratificante pero escueta hora y veinte, en la que dejaron claro que confian en su nuevo material y la gente responde a ello. Choice of Weapon es un clásico desde el día de su publicación.
Heché en falta Elemental Light y Amnesia junto algún clásico de su cuarto album. Podían haber alargado diez minutos más sin problema.
Mi primera experiencia con The Cult ha sido muy satisfactria, dejándome una grata imagen de una banda engrasada viviendo una segunda juventud en plena madurez creativa.

Green Bean dijo...

Por lo que cuentas, calcadito al concierto de Barcelona, buen repertorio gracias a un nuevo disco que garantiza buenos temas en directo, unos Duffy y tempesta a lo suyo aguantando musicalmente el cotarro y un Astbury menos poseído por el espíritu de caballo loco que otras veces sudando la gota con ese plumón de risa. Lo de la racanería del minutaje es por desgracia costumbre últimamente con estos tipos.
Saludos

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Veintiún años llevaba yo sin ver a The Cult (San Sebastián, 1991), y Astbury y Duffy siguen sin mirarse. Muy buen concierto, la verdad, aunque los teloneros, Gun, me parecieron espantosos.

Saludos.

Anónimo dijo...

Yo sólo pude ir al de Billy Idol pero que bolo coño. Me esperaba un buen concierto sin más (y eso que mira que llevo años oyéndolo) pero el tio nos dió mucho más de lo que esperábamos.
Sin duda uno de los conciertos de mi vida.

Dr.House dijo...

El sonido fue de lo peor que he escuchado nunca.
A Ian se le oía, pero no se le escuchaba, más que sonido había ruido.
Y el sonido que tuvieron los Gun fue aún peor.
Estuve la mitad del concierto en segunda fila centrado y me fui al final de la sala pensando que el problema era de mi ubicación.
La duración del concierto fue muy corta. Y entre el ruido/sonido y el minutaje, salí decepcionado de la sala.
Alucino con comentarios sobre los espantosos que son los Gun. Obviamente, no son los de inicios de los 90, falta Mark Rankin, pero se dejan escuchar bien. Aunque comprendo que a los que les guste escuchar ruido, estos les parezcan blandengues.

Alex Palahniuk dijo...

Yo he estado viendo enlaces y la verdad es que no me gusta cómo están en directo. Además, tocar sólo ochenta minutos me parece una forma muy poco inteligente de reirte de tus fans. Tampoco es que tengas que hacer un espectáculo de cuatro horas, pero al menos dos sí. Lo dicho: muy mal por Astbury y Duffy.

Madame de Chevreuse dijo...

¡¡No me lo puedo creer!! ¡¡Otra vez hemos coincidido en La (dichosa) Riviera y no nos hemos conocido!! Los que amamos a estos dos sabemos lo que es la incertidumbre de no saber qué te vas a encontrar en función del estado de ánimo de Astbury pero el otro días salió que sí, que tenía ganas. Cómo lo disfruté, parecía que estaba otra vez en 1991 en el Pabellón del Madrid. Cuando Ian quiere es grandioso, Billy siempre se tiene por grandioso, por eso les adoro y por eso cada concierto suyo me afecta tanto, porque si es malo quedo decepcionada y si es bueno me da un ataque de melancolía que me dura varios días.
En el lado negativo, además de lo que dices de que no se oía nada a Ian (y eso que yo estaba en segunda fila) algo con lo que ya tenemos que aguantarnos para siempre, el casi olvido de Sonic Temple y el total de Ceremony.
Perdona la chapa, pero es que me emociono con estos dos cabrones.
Baci e abbracci

Mr. Sabbath dijo...

Pues yo ni me pense ir, el año pasado en el Azkena no me dijeron nada, aunque por lo que leo fue un bolo malo que no se ha vuelto a repetir, pero claro, cuando tienes que escoger tantos los conciertos a los que vas (money!!!), las malas experiencias te marcan mucho. Eso si, cada vez son mas cortos los conciertos, no con The Cult, con la mayoria de los "artistas consagrados". Eso deberian hacerselo mirar muchos, y mas con la cantidad de temas con las que cuentas las bandas, verdad?? Saludos!!!!

Ofersan dijo...

Personalmente creo que The Cult deben alargar y tocar temas digamos no habituales. Astbury parece harto de cantar completos sus clásicos¿?. Con todo y con ello creo que las fechas se han saldado de forma positiva, destacando como se entregan en las nuevas composiciones. Ahora falta que rindan tributo al Electric entero, aunque no se yo, je,je...

Fran capa dijo...

Antes de nada felicitarte por los 3dias de rock&roll, poco pudo opinar, --yo no fui......
Atsbury no estaba muy trabajador que digamos, aguanto poco, quizas fuera la calor que le daba lazamarra que lleva en la foto.
espero tu coment del concierto de B Idol.
Un saludo.

TSI-NA-PAH dijo...

No fui , no opino!Ademas tengo aun esa mala leche de haberme perdido toda esa serie de bolos!Otra vez sera!
80 minutos es mucha cara or los precios que piden!Es como Cinderella and Co, hay que ganarse un poco mas el pan!
un abrazo

ROCKLAND dijo...

Bounty Hunter: ja,ja,ja, está hecho todo un redactor. Perfecta descripción de lo ocurrido en la ciudad Condal. Por lo que comentas, fue más o menos lo que experimentemos en La Riviera. Es una pena que no se salgan un poco del guión establecido y toquen más temas distintos. Eché en falta más canciones del “Sonic Temple” o del “Ceremony” y por supuesto ese “Elemental light”, no podía faltar en esta gira. Me alegro que hayas disfrutado con tu primera experiencia sobre The Cult.

Grean Bean: esta vez he visto a Astbury mucho más centrado…¡ya era hora! En el pasado Azkena no paró de decir chorradas durante toda la actuación. Fue súper-cargante. Aquí se nota que vuelve a confiar en el proyecto con un excelente disco.

Gonzalo: yo contabilicé un par de mirabas y nada más. Cada uno a lo suyo, je,je. Ostras, estuviste en la gira del ¡Ceremony! Te envidio, ja,ja.

Anónimo: hablaré de Billy Idol mañana o pasada. El concierto fue una pasada y el tío dio toda una demostración de poderío. ¡Tremendo!

Dr. House: desde mi posición, el sonido fue pésimo. La voz de Astbury a penas se escuchaba. Lo mismo sucedió con el otro guitarra y el bajo. Encima estaba altísimo. Sobre Gun, pues cosas peores he visto. Si sirven para entretener y que pase el tiempo, han cumplido su cometido.

Alex: bueno, en este concierto estuvieron muy bien en cuanto a actitud y entrega pero sí es cierto que deberían de tocar algo más. Tiene canciones de sobra para hacerlo.

Madame: ¡vaya!, pues debimos de estar muy cerca ya que estábamos en primera fila enfrente de Billy Duffy. La próxima vez, ¡¡alza la voz!!, je,je,je.
A mi también me dolió un poco que se olvidarán por completo del “Ceremony” y que sólo cayera “Fire woman”, ya que es mi etapa favorita de la banda. Otra vez será.

Mr. Sabbath: no están las cosas como para decepcionar a tus fans y creo que The Cult en esta gira se lo están tomando más en serio, sobre todo Mr. Astbury que siempre fue una de cal y otra de arena. Eso sí, el tema de la duración del bolo deberían de replantearlo de otra manera.

Ofersan: hicieron hace un par de años la gira del “Love” y no estaría mal otra con el “Electric” al completo. Ahora bien yo deseo una con el “Sonic temple”, reinando por todo lo alto, je,je. Eso sería histórico.

Fran Capa: muchas gracias, ha salido todo perfecto. Con Billy Idol tendrás una completa reseña mañana o pasado. Aún tengo que pasar las fotos y algún video que hizo mi señora.

Tsi: buf, lo de Cinderella me parece ¡vergonzoso! Yo con esos tíos no repito, eso lo tengo clarísimo. No me compensa hacer un largo viaje para ver tan sólo 65 minutos de actuación.




Saludos!

Madame de Chevreuse dijo...

Ummm.. acabo de ver el Youtube de Paula y ¡ me temo que estábamos al al lado! ¿No iríais por casualidad con una chica que llevaba un abanico? No sé si te dice algo pero yo llevaba una camiseta gris con la cruz de Sonic Temple y escrito alrededor Sweet Soul Sister.

Addison de Witt dijo...

Me gusta mucho el ultimo disco de The Cult, esta vez me los pierdo en directo, a mi tampoco me gustaron demasiado en el ARF el año pasado, pero este Lp es motivador para probar y parece que bastante bien ¿no?, salvo la duración y algún problema en los controles, que empieza s ser algo un tanto habitual.
Menuda semanita amigos, que envidia.
Saludos.

Anónimo dijo...

Yo los vi en La Riviera hace unos 5 años y tuvieron un retraso-Axl de una hora (sin teloneros). Pero fue un concierto grandioso plagado de grandes éxitos y al final incluso acabaron abrazados.
Es verdad que son muy irregulares, sin embargo, creo que merece la pena arriesgarse con ellos, aunque deberían tocar más tiempo.
Alejandro.

ROCKLAND dijo...

Madame: no, no era ella. Con el frío que hacía en la sala debido al aire acondicionado a todo meter, el abanico lo tendría en el bolso, je,je. No recuerdo tu camiseta pero detrás de nosotros había un tío enorme y a mi lado otra pareja.

Addison: con este nuevo álbum han vuelto a recuperar la confianza de sus fans. Nunca han decepcionado con sus trabajos pero este “Choice of weapon” es de lo mejor que han publicado en años.

Alejandro: yo también estuve en ese bolo y el retraso fue de ¡vergüenza! No entiendo como una banda puede tener tanta tardanza y falta de respeto hacía su público. Deberían de cuidar ese tipo de detalles.



Saludos.

Zoe dijo...

Rockland, como ya sabes yo adoro a The Cult y como no venían a Valencia me fui a Madrid para verlos en La Riviera (si lo llego a saber os busco hasta encontraros). Era mi 7ª vez viendo a The Cult en vivo y ha sido de las mejores. Todo lo que dices es cierto, la duración es vergonzosa y el sonido (especialmente nulo el de Ian) horrible, pero volví a ver esa mística que los hace tan grandes. Chris y, especialmente John, son la mejor base rítmica que jamás tuvieron. Billy siempre está bien, un guitar hero en toda regla, e Ian estuvo tan grande como lo recordaba de otras veces. Asumió el papel de frontman sin problemas y estuvo sonriente, carismático y participativo. Mucha gente se rie de su chupa, pero yo creo que es de los pocos que lo puede llevar porque sí. Que es el Wolfchild, joder!!!
Del setlist me encantó que metieran tantos temas nuevos, pero podrían haber metido 4 ó 5 temas mas para hacer un concierto sobresaliente. Siempre me quedaré con ganas de escuchar "Bad fun" o "Medicine train" en vivo.
Tras ir y volver llegué cansado, pero muy satisfecho.
Un abrazo y espero vernos a la próxima.

ROCKLAND dijo...

Zoe: lo tienes muy fácil para encontrarnos. La primera fila suele ser nuestro campo de batalla, je,je,je. La próxima vez ya sabes por donde estamos ubicados. Espero que podamos volver a ver otra experiencia de The Cult en directo y así poder conocernos.
En cuanto al bolo de La Riviera, coincidimos plenamente. Fue un show intenso, emotivo y que nos devolvió unos Cult mucho más entregados que otras veces, sobre todo por parte de Astbury. Una pena lo del sonido y que fuese tan, tan corto. A mi también me gustaría escuchar gemas como “White”, “New York City”, “American horse”, “The witch” o “Wonderland”, pero van a piñón fijo.
Por cierto, no te pierdas mi entrada de mañana o pasado con nuestro encuentro con Astbury & Duffy, je,je.



Saludos.

ROCK N´ROLL OUTLAW dijo...

Tienes razón, las bandas "grandes" no debería ofrecer conciertos de menos de 100 minutos. Pero en fin, tratándose de The Cult, si lo demás fue bien, pues es una suerte. Yo no pude ir a Barcelona, pero disfruto del último disco como el que más.

¡Un saludo más Rockland!

ROCKLAND dijo...

Rock'n'Roll Outlaw: qué menos, amigo Marc! 80 minutos es muy, muy justo y más para una carrera tan rica como la de The Cult. Incomprensible a todas luces. Ojalá lo tengan en cuenta para futuras giras y los bolos sean más memorables.

Saludos.