Seguidores

lunes, 19 de marzo de 2012

BOB DYLAN: "s/t" (1962)

Hoy se cumplen la friolera de ¡50 años! desde que Bob Dylan editará su primer álbum producido por John H. Hammond. Un fecha histórica para la música, que vería con los años una de las carreras más prolíficas, ricas e influyentes que uno pueda contemplar.

El primer disco de Dylan, de claro acento folk y grabado apenas durante un par de días en los Columbia Studios de New york City, no es de mis preferidos, pero sin duda esconde sus grandes momentos y asienta las bases de lo que sería el primer sonido del genio de Duluth.
Armado con su guitarra acústica y su armónica, se nos presenta con una gran colección de temas tradicionales con buenos ejemplos como “In my time of dyin’”, “House of rising song”(más tarde revisada por The Animals), “Man of constant sorrow” o “Gosple plow”. Hay también espacio para homenajear a grandes pioneros del blues como son Bukka White en “Fixin’ to die” o “See that my grave is kept clean” de Blind Lemon Jefferson, y versiones tan gratificantes como esa tremenda “51 highway” del pianista Curtis Jones, que aquí cobra una fuerza enorme a manos de Dylan. Las composiciones propias también se hacen notar con dos de sus primeras joyas en “Talkin’ in New York”, donde describe sus sensaciones al llegar a la Gran Manzana, y cómo no, su claro tributo a uno de sus grandes maestros como fue Woodie Guthrie en la maravillosa “Song to Woodie”, que fue una de las primeras canciones que escribió.

En total, 13 canciones que ya daban a entrever el potencial de un jovencísimo Dylan, recién llegado a The Big Apple, dispuesto a comerse el mundo y hacerse un nombre en letras de oro en la historia del rock.

El resto ya es historia, amigos!

17 comentarios:

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Medio siglo, ahí es nada, Rockland. Mejorará bastante con "The Freewheelin'", pero "Bob Dylan" tiene la importancia histórica que señalas. Perfecta la reseña.

Saludos.

Freaky Boy Hood dijo...

Qué suerte tenemos, la verdad...

Un abrazo.

Paco dijo...

Con toda la sencillez de las canciones desnudas pero con la intensidad de unas letras que representaron el Big Bang de Dylan.
Monumento histórico.
Saludos.

Joserra Rodrigo dijo...

Rockland me has recordado que esto es tan importante como los dos siglos de la Pepa en Cádiz, como sea tengo que hacer algo en la Land. Un abrazo y gracias por recordar este disco que es grande porque His Bobness ya está ahí, es pura personalidad, puro nervio , una nueva voz para guiar el rumbo de la música.

Xavi Martínez (aka Da Muzz) dijo...

Una fecha más que señalada. Disco correcto, lo mejor aún estaba por venir, pero básico como cimiento de una de las grandes carreras de la música.
Un saludo

TSI-NA-PAH dijo...

Un disco que nadie imaginaba que presagiaba lo que vendria despues!
Un abrazo

Bounty Hunter dijo...

El perfecto manual para introducirse en el Folk moderno. Toda una declaración de intenciones por parte de Dylan. Para muesta, Song to Woody.
Lo que más me llama la antención de tipos como Zimmmerman o Shakey(Tio Neil), es la sencillez con que crean sus TEMAS y muchos de ellos solo arropados con acústica y armónica.
A eso le llamo yo ser jodidos genios.
Pues ya tengo claro mi acompañamiento nocturno de hoy: El directo de la gira de Blizzard of Ozz y Blood on the Tracks.
A Hard Rain's a-Gonna Fall!!!

ROCKLAND dijo...

Gonzalo: ¡medio siglo!, casi ná, amigo. La historia de este irrepetible músico, compositor y poeta empieza con este disco, de ahí su máxima importancia en la historia de la música. Un genio de nuestros tiempos.

Freaky. Por supuesto que es una suerte poder disfrutar de un artista tan grande como Dylan. Muchos de los grandes ya se fueron y gracias a Dios el maestro sigue ofreciendo excelente discos y recitales tan pistonudos como el que nos regaló en el Azkena de hace un par de años.

Paco: perfecta definición, amigo! Dylan con este disco asentaba las bases de lo que vendría después. Una carrera superaba por muy, muy pocos. Y no diré ningún nombre, je,je.

Joserra: por supuesto que es más importante que la Pepa, ja,ja,ja. Ah, y no dudes en hacer un post como gran fan que eres de Dylan. Yo haría lo mismo con el primero de Elvis para RCA, je,je. Bueno, en este caso será cuando cumpla los ¡60 años! en el 2016.

Xavi: no llega a la altura de sus grandes clásicos que tenemos en mente pero es indudable que la calidad que desprende está fuera de toda duda. Lo que vino después es de matricula de honor.

Tsi: se lo tendríamos que a ver preguntado a Hammond, ¿eh? Desde luego, este señor tuvo buen ojo descubriendo a este chaval con apenas ¡21 años!.

Bounty Hunter: ahí está la clave, amigo. Reunir una colección de canciones que parecen tan simples pero que a la vez esconden infinidad de matices que sólo las repetidas escuchas te hacen descubrir, es una tarea altamente difícil. Eso sólo está al alcance de Dylan, Young, los genios del negocio y poco más. Oye, me gusta ese menú que tienes preparado para esta noche, je,je. Igual te sigo haciendo lo mismo. Ese “Blood on the tracks” es mi álbum favorito de Dylan. Maravilloso hasta decir basta.
Hoy es el día de Dylan y Randy Rhoads!!!


Saludos.

ÁNGEL dijo...

¡Qué cara de angelito en ese primer disco!
Saludos.

Mansion On The Hill. dijo...

Me encanta ver reivindicado el primer album de Bon. Le tengo un cariño muy especial. Fué de los primeros que tuve y me llamó mucho la atención su simpleza.

Buena entrada de un disco que dió pié a una carrera única.

Addison de Witt dijo...

Historia pura del rock, a mi el disco no me gusta demasiado, hace siglos que no lo pongo, pero es que lo que vendría a partir del siguiente... buff! que decir, mejor escuchar disco tras disco, hasta hoy...
Saludos.

J.M.B. dijo...

Es el disco favorito de Dylan de mi padre!

Saludos

ROCKLAND dijo...

Ángel: igual que ahora, ja,ja,ja.

Mansion: hombre, una efeméride como ésta tiene que ser recordada obligatoriamente en cualquier sitio. Es un trocito de la historia de la música, así de simple. Este disco crea escuela y es la antesala de una carrera llena de clásicos por doquier, de ahí su importancia.

Addison: vuelve a recuperarlo que seguro lo aprecias de otra manera. Este disco esconde verdaderas joyas como “51 Highway”, “Song for Woodie” o “See that my grave is kept clean”. Es un gran álbum.

J.M.B: felicidades a tu padre (y de paso a todos los papás en un día tan señalado) y Bob Dylan, of course. Je,je.


God Bless Bod Dylan.

Saludos.

Johnny dijo...

Como afirma master Tsi, nadie pensaría en su momento lo que tenía que llegar después. Me gusta mucho este clásico, a pesar de que no entra en las quinielas de los mejores discos de Dylan. Saludos.

ROCKLAND dijo...

Johnny: estoy contigo. No es un disco presente en puestos altos de lo mejor de su carrera pero contiene temas muy a tener en cuenta. Quizás ese poco reconocimiento es debido que hay muchas versiones y pocas firmadas por su propio puño. Aún así, ya quisieran muchos tener un disco así en su curriculum, ¿no te parece?

Saludos.

PUPILO DILATADO dijo...

Esa desnuda sencillez de sus primeras composiciones siempre me atrapó. No he seguido al milímetro la carrera de Dylan, ni tan siquiera soy un 'fan' al uso pero no dejo de reconocer que este hombre marcó la historia de la música para siempre. El 'Storyteller' definitivo, el poeta.

ROCKLAND dijo...

Pupilo: a mi también me apasiona su primera época. Discos como "The times they are a changin'", "Highway 61 revisited", "Bring it all back home" o "Another side of Bob Dylan", son imprescindibles para entender la música americana de raíces. Esos álbumes cambiaron la vida a mucha gente y hacen parte desde hace décadas al patrimonio de la música en general.
Lo que ha hecho este hombre es de un valor incalculable.
Genio y figura.

Saludos!