Seguidores

martes, 29 de julio de 2008

WHITESNAKE : Sala Rockstar, Barakaldo, 28 de julio.

Estoy cansado, apenas he dormido por el viaje nocturno pero ha merecido la pena. Era la primera vez que pisaba la sala Rockstar en Barakaldo para ver a Whitesnake o mejor dicho a David Coverdale, y la verdad es que es una gozada poder ver a unos de los mejores frontman de la historia a sólo un metro de mis ojos en una sala como esta. Es un auténtico lujazo, algo sobrenatural aunque si estás un poco atrás y sobre todo ladeado, la visión se resiente bastante. Poder estar en primerísima fila en un sitio como este no se paga con dinero.¡Madre mía lo que nos espera con Stray Cats!Poco antes de las 10 de la noche y con “My generation” de The Who aparecieron David Coverdale y sus secuaces. Bueno, en reglas generales, el concierto me ha parecido más flojo que el que vi hace un par de años en La Riviera. A David se le ve mucho más cascado de voz, de hecho la tiene muy, muy jodida. El paso de los años han hecho mella en los agudos de este hombre. A veces incluso no puede cantar. Lo que sí hay que reconocer es que no para un segundo, le pone unas ganas tremendas en lo que hace, disfruta como pocos, siempre tiene esa sonrisa de complicidad con sus fans , esta súper pendiente de todo lo que acontece en las primeras filas, te mira constantemente y sobre todo tiene un carisma y un ¡¡glamour!! que le sobra por un tubo. Se mueve por el escenario como una auténtica estrella y está continuamente en un estado de éxtasis sexual permanente .
El set-list me pareció un poco corto, sólo 15 canciones es paupérrimo para una discografía tan apabullante como la de Whitesnake y obviamente con los nuevos temas que fueron quatro, muchos de los clásicos se quedan fuera. Fueron hora y media o poco más. Lo mejor sin duda fue ”Ain’t no love in the Herat of the city”, “Ain’t gonna cry no more” en acústica , “Love ain’t no stranger” dedicada al fallecido Mel Galley y por supuesto el final con “Soldier of fortune” a capela seguida de “Burn” a toda pastilla con el público coreando como locos la mítica palabra. Me sobro como siempre los pesadísimos solos de guitarra y batería ejecutados por músicos totalmente inexpresivos y faltos de carisma. Deberían de erradicar ese tipo de numeritos que no vienen a cuento en muchos bolos. Ah, y para acabar que pasaba poder haber dado la mano varias veces a un mito viviente como ¡¡David Coverdale!!

2 comentarios:

perem1 dijo...

Coincido contigo que el set-list parece algo corto, como la hora y media de actuación, pero bueno, has estado delante de un grande. Eso ya lo compensa.

Un saludo.

Marc Monje dijo...

¡Felicidades por ir a ver al gran David! Supongo que con lo del set list pasó como el último en barcelona (el que dieron en la sala anxa al Sant Jordi), un concierto bueno pero muuuy corto. Por cierto, pensaba que tocaban Guilty of love en esta gira, supongo que fue una de las sacrificadas y por eso se quedó tan corto.