Seguidores

miércoles, 28 de noviembre de 2012

MASTERS OF REALITY: "s/t" (1988)


Seguro que muchos de vosotros estuvisteis locos durante un buen tiempo buscando el disco que nos ocupa hoy. Era una época donde portales como Ebay, Musistack o Amazon no hacían parte de nuestras vidas y encontrar artículos descatalogados era toda una odisea que te proporcionaba altas dosis de placer.

En mi caso hubo en la década de los 90’s un par de ejemplos por encima del resto que me costaron lo suyo a la hora de conseguirlos y no lo digo por cuestiones económicas, ya que afortunadamente el precio no se disparó tanto, sino que el esfuerzo que supuso dar con ellos fue de órdago. El primer objeto para mi preciada colección en aquellos años fue el “Young man’s blues” de Rock City Angels resistiéndoseme durante un buen tiempo y el segundo fue este primer álbum de Masters of Reality capitaneados por Chris Goss, conocido también por su labor como productor en trabajos de Kyuss y The Cult.

En este caso en cuestión me llevó una buena temporada dar con él. Cada vez que iba a Madrid, y en menor medida a Barcelona en la calle Tallers, no había manera de cazarlo y eso que me pasaba horas y horas mirando una y otra vez las cubetas. Estaba totalmente descatalogado y mi afán por escuchar lo que se escondía en ese CD, con las numerosas alabanzas que recibía del Popu, se multiplicaban por mil. Al final, lo pude conseguir con su edición del ‘90 bajo el sello Delicious Vynil (distinta portada y con dos temas distintos a de Def American) en una tienda de segunda mano de Madrid en la calle de Las Tres Cruces, cerca de Gran Vía. No recuerdo el nombre de la tienda en cuestión, ya que la última vez que fui a Madrid lamentablemente ya no existía, pero la alegría que llevé ese día fue enorme. Una experiencia emocional que tristemente ya no siento al conseguir música.

Portada del sello Def American

Los nervios se fueron incrementando durante el largo viaje hasta mi casa y cuando por fin lo pude poner en mi reproductor la satisfacción fue plena. A pesar de no haber escuchado nada de ellos previamente, algo te empujaba a creer que podías estar ante una gran obra y en efecto poco tardó en hacer mella en mi organismo esta colección de canciones que no pararían de sonar en mi equipo musical y walkman durante los siguientes meses.

Producido por Rick Rubin y editado en el año 88, este disco sigue sonando igual de fresco que el primer día. Canciones como “The Candy song”, “Lookin’ to get ride”, “Domino”, “The blue garden”, “Magic spell” (que siempre me recordó mucho a The Doors), “Kill the King” o ese ejercicio de folk en “John Brown”, se me antojan como pequeños clásicos de la época. Rock directo, rotundo y sin fisuras con pinceladas de blues que no pueden pasar desapercibidas para el personal amante de esos sonidos. En definitiva, una compra redonda y que me sigue fascinando de manera muy especial después de tantos años. Sabes que lo puedes poner en cualquier momento y disfrutarás como un enano a cualquier hora del día.

Para los que aún no lo tengan en sus estanterías, el próximo 11 de diciembre Malicious Vynil lo vuelve a editar en un doble CD conjuntamente con el directo que salió en el ’97 “How high the moon: live At The Viper Room”. Para los interesados os dejo aquí el link:



15 comentarios:

Little Bastard dijo...

Pues sí, un clásico de finales de los ochenta. Lo tuve en mis manos hace muchos año en vinilo de serie media, lo dejé escapar y me arrepiento muchísimo, porque en ese formato está muy cotizado. Y al contrario que el de Rock City Angels, que aunque me parece un buen disco, incluso notable (en su día lo hinchó demasiado el popular 1), el de Masters of Reality me parece un discazo. Si acaso, el único punto débil del disco es la producción de Rick Rubin (criticada por el propio Chris Goss) que debería haber sonado más oscura y suena muy parecida al "Electric" de The Cult. Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues yo me lo compré hace poco, y era una edición japonesa con la portada (y los temas)de Def American. No fue caro, unos 12€, pero es verdad lo que dices, después de tanto tiempo en el punto de mira cuando lo consigues de esta manera no sientes la misma emoción que cuando explorabas en las tiendas. Aún hay discos que se me resisten: el de Lords of the New Church, Demolition 23, Neurotic Outsiders, Jim Carroll... A ver si los reeditan pronto también a un precio razonable. Un saludo.
Alejandro.
Ah, por cierto, el disco es fantástico, aunque el "Sunrise..." quizá me guste más. ¿Los viste cuando tocaron en el Azkena?

JESÚS dijo...

Yo lo tengo en vinilo original, y lo compré cuando salió en una tienda cerca de mi casa...que lamentablemente ya no existe. Es un disco fantástico, lo mejor que han grabado los Master sin duda.

manel dijo...

Mi favorito también, creo que nunca han vuelto a las cotas que alcanzaron en este. Yo tengo la misma reedición que tú..Saludos!!

ROCKLAND dijo...

Little Bastard: una pena que lo hayas dejado pasar porque es una pieza muy rebuscada por los coleccionistas. No obstante, echa un vistazo en Ebay y quizás lo puedes pillar a buen precio.
A mi su producción no me desagrada nada. Es cierto que recuerda un poco al “Electric”, pero también la voz de Goss. En ese sentido Astbury y Goss se parecen mucho, al igual que Glenn Danzig.
En cuanto a Rock City Angels, a mi también me parece un estupendo álbum pero no tan grandioso como lo pintaban en el Popu. Ahí César Martin y cía se pasaron varios pueblos.

Alejandro: pillar esos artefactos que tanto tiempo te costaron encontrar te proporcionan una satisfacción única. No se puede describir con palabras. Ahora ya no es lo mismo comprándolos en Ebay o Amazon. Es todo más frío y vulgar con un simple click.
Te puedes sentir afortunado de tener es edición en japonés del sello Def American. Personalmente nunca encontré esa portada en ningún sitio.
De los que citas, también tengo el de Demolition 23 y Neurotic Outsiders. Ahora no sé cómo están editados pero hacer años estaban totalmente descatalogados.
Y efectivamente, he visto a Masters Of Reality hace unos años en el Azkena y estuvieron muy bien. Como siempre cunado se trata de un festival fue demasiado corto.

Jesús: eres un chico afortunado, je,je. En vinilo me imagino que tendrá su valor. Yo lo tengo en CD y ya me doy por contento. Al igual que tú, su obra cumbre.

Manel: es su obra más completa, sin duda!! El siguiente “Sunrise on the sufferbus” tiene buenos momentos pero no llega al nivel de este. El directo del Viper Room es excelente también y cierra una buena trilogía. Después fui perdiendo interés y les perdí la pista.


Saludos!

Addison de Witt dijo...

Pues yo no lo tengo y lo quiero así que gracias por el link Rockland.
Saludos.

Barna Rock City dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Barna Rock City dijo...

La música de “How high the moon: live At The Viper Room”´parece,por momentos,sobre natural:"The Blue Garden"," Doraldina's Prophecies","Jindalee Jindalie","How High The Moon" etc.Uno de los mejores directos de los 90's.Una década que yo no disfruté demasiado ya que el grunge me acabó resultando pesado.Sobre todo esa actitud de perdedores,de agobiados y de desgraciados de algunos músicos de este estilo por que vendían muchos discos y ganaban millones de dólares.Por fortuna el grunge se acabó.

ROCKLAND dijo...

Addison: no soy muy partidario de este tipo de reediciones que vienen con otro disco. Prefiero tener la primera, pero en este caso me tuve que conformar con la de Delicious Vinyl que también está muy rebuscada. No obstante, echa un vistazo a Ebay o Amazon ya que merece la pena hacer el esfuerzo y cazar la edición del ’88 o ’90.

Barna Rock City: “How high the moon, live at The Viper room”, es un directo espléndido que se hace muy, muy corto. Disfruto con todas las canciones y en especial “The Blue Garden” y ese explosivo medley “Ants in the kitchen/ Goin' Down”. Hasta la aportación de Scott Weiland es cojonuda en “Jindalee Jindalie”.
En los 90’s disfruté plenamente de todo el rollo alternativo y música grunge, pero reconozco que a día de hoy casi no recurro a todos esos discos que me llenaron en su día. Me cuesta un horror ponerme un álbum de Soundgarden, Jane’s, Pearl Jam, AIC, Nirvana o Stone Temple Pilots por poner ejemplos. Me da la impresión que es una música que se ha quedado anclada en el tiempo. No sé, quizás es cosa mía. De los 90’s disfruto más con Screaming Cheetah Wheelies, The Black Crowes, Gov’t Mule, Monster Magnet, Social Distortion, ect…



Saludos!

Barna Rock City dijo...

ROCKLAND:Me pasa lo mismo que a tí.Núnca escucho a Pearl Jam,AIC,Jane's,etc pero sí que escucho las bandas que tú citas.Ya que hablas de Screamin'Cheetah Wheelies el directo "Shakin' Blues" es otro directo muy bueno y que se hace corto.Otro gran grupo de esa década.Suerte que Mike Farris sigue grabando discos excepcionales como ese "Salvation In Lights".

ROCKLAND dijo...

Barna Rock City: uff…¡Screaming Cheetah Wheelies! Estamos hablando de una de mis grandes debilidades musicales, amigo!! Mike Farris es la leche y un tipo encantador. No sé si has podido estar algún día con él pero como persona es un ¡10! En su día me firmó todos los discos con una amabilidad y una sonrisa que ya quisieran muchos. Tengo una entrada en el blog sobre ese encuentro. En directo, es uno de los cantantes que más me han impresionado. Su versión en directo del “Trouble of the world” de Mahalia Jackson es de otra galaxia…¡impresionante!
De momento se hace rogar con su nuevo álbum en solitario, creo que se va titular “Already alright”, pero seguro que la larga espera va merecer la pena.
Este tío es muy grande!!!


Saludos!

Anónimo dijo...

Otra de mis debilidades. Yo también lo poseo en Cd y con la misma portada. Y esta vez lo compré en Oviedo, no tuve que pedirlo a alguna tienda de Madrid ni nada parecido.
El que se me resiste es el directo, lo tengo vía Mp3, pero algún día tendré que hacerme con esa joya; aunque no es tan espectacular como el primero, sobre todo por su escasa duración, sí es imprescindeble para los que amamos los dos primeros álbumes de esta gran banda.
Saludos
Alberto de Mieres.

ROCKLAND dijo...

Alberto: ¿en Oviedo? bueno, bueno, tendrás que decirme que tiendas es esa, ¿eh? Yo lo conseguí al mismo tiempo de salir en Sun Records de Madrid. En aquella época bastaba una llamada y te mandaban el pedido, je,je.

Saludos.

El Marqués dijo...

un disco excelente y de esos que poseen un aura única, precedente incluso del Stoner. Grandes también en directo, recuerdo su pase a plena luz del día en Azkena 2005, tocando antes que Drive By Truckers, Gov´t Mule y Social Distorsion, a la altura de todos ellos.

Recuerdo esas tiendas de la calle Tres Cruces, junto al también desaparecido Madrid Rock. Había una sucursal de La Gramola, y otra, en la que yo siempre encontré muy buen material, la llevaba un chaval regordete con barba y pelo rizado. Le pillé una mañana echando el cierre, me contó que se volvía a su tierra, Extremadura, y me llevé como 30 cassettes de golpe que tenía en liquidación.

Nunca hago esto de subir enlaces para publicitarme, pero me ha gustado que en la entrada mencionaras también el clásico de Rock City Angels. Tengo ambos discos reseñados en el Portal en que colaboro, asi que con tu permiso os los dejo por si os apetece echar una ojeada.

Saludos.

http://www.elportaldelmetal.com/artista/rock-city-angels

http://www.elportaldelmetal.com/artista/masters-reality

ROCKLAND dijo...

El Marqués: si te digo la verdad, no recuerdo el tipo que llevaba la tienda. Creo recordar que había tres y era la que estaba en medio, pero no me hagas mucho caso. Lo cierto, es que esas tiendas eran de obligatoria parada cuando bajabas a Madrid a ver algún concierto. Por supuesto, la desaparecida Madrid Rock también era un lugar imprescindible para hacer alguna compra, aunque el tema de descatalogados no lo trabajaban. Su cierre fue todo un palo para melómanos enfermizos como nosotros.
Yo también vi ese bolo de Master of Reality en el Azkena y guardo un grato recuerdo de esa tarde. Poco después fue un placer ver a Gov't Mule desplegar toda su maestría en el escenario. Tremendos.
Echaré un ojo a esas revieuws que hiciste para esa web. Gracias por el aporte.

Saludos amigo!