Seguidores

lunes, 5 de octubre de 2015

I believe in you


Una imagen vale mil palabras.

Esta foto la tomé ayer durante el concierto de Y&T en Gijón y ya da a entender lo que se nos vino encima con Dave Meniketti y los suyos. Como os podéis imaginar el rock’n’roll ha vuelto a triunfar por todo lo alto de la mano de estos currantes del rock que siguen ofreciendo conciertos llenos de oficio, pasión, entrega y toneladas de clase. Sí, ya sé que me repito más que el ajo, pero vuelvo a comprobar una vez más que no hay color entre los veteranos del negocio y los músicos actuales. La diferencia es tal que me estoy planteando seriamente en no volver a ver grupos noveles que a duras penas llegan a la hora y cuarto de concierto y que te ponen cara como si les hicieras un favor. ¡Demonios! Parece como si a la mayoría no les hirviera la sangre, ejecutando sus temas con una frialdad digna de Siberia.

Dave Meniketti ayer volvió a dar otra lección de rock con mayúsculas, sudando la camiseta como si tuviera 20 años y dejándose el alma en cada nota que salía de su Gibson Les Paul. Vive por y para la música y lo transmite con una pasión que debería de ser un ejemplo para todo buen músico que quiera ser alguien en este duro negocio. ¡¡Tomad ejemplo, mocosos!!

Además, a este hombre le sobran canciones por un tubo y se permite el lujo de dejar en la recámara dos temazos como “Hungry for rock” y “Winds of change”. Otros matarían por firmar semejante clásicos en su haber. Poco importa el set-list que haya escogido esta bestia parda porque la entrega y el derroche de un hombre que llega a los ¡61 años! está por encima de todo.

Ayer, un tema sobresalió por encima de los demás y resume perfectamente lo que vivimos los afortunados que no nos perdimos la cita y es “I believe in you”. ¡Vaya barbaridad de interpretación! Hacía tiempo que no experimentaba tal salvajada en directo y fue tal la pasión, el frenesí y el clímax del solo de guitarra de Dave que la ovación fue de campeonato. Brutal al cuadrado. Una noche para no olvidar, como no podía ser de otra forma, con una banda como Y&T.

I believe in you…ya lo creo, Mr. Meniketti, hasta el fin de mis días.

Crónica del concierto: Paulamule

5 comentarios:

Félix González dijo...

Incombustible, ya veo. Hay que dejarse las pelotas en un escenario.. y eso lo hacen pocos: Meniketti, Julio Iglesias y cuatro elegidos más

victor dijo...

Siempre rulando....uno de esos currantes de toda la vida.
un saludo

ROCKLAND dijo...

Félix: ja,ja, siempre poniendo la nota de humor.

Victor: un profesional como la copa de un pino y encima muy amable después del bolo. Todo un ejemplo!!


Saludos a los dos.

PUPILO DILATADO dijo...

Qué grandioso y excesivo tuvo que ser, ayer viví una experiencia similar con Junkyard, unos tipos cincuentones que patean los culos del 80 % de las bandas 'nuevas'. Me alegro por el concierto, esa foto lo define a la perfección!!!

ROCKLAND dijo...

Pupilo: a mi me toca mañana disfrutar de la experiencia Junkyard. Ya los ví hace años y estuvieron un tanto reguleros. Esperemos que David Roach esté en mejor forma y dejé los vicios de un lado. Este tipo si quiere es un frontman como la copa de un pino.


Saludos!