Seguidores

miércoles, 3 de septiembre de 2008

GRACELAND: # 3734 Elvis Presley Blvd, Memphis, TN

Mañana, 4 de septiembre, es una fecha que siempre quedará grabada en mi memoria. Me acabada de casar en Las Vegas hace unos días e iba a cumplir un sueño que llevaba años persiguiendo…poder visitar el santuario donde vivió y murió el Rey del Rock’n’Roll : Graceland.
Es difícil a día de hoy poder expresar en palabras, describir las sensaciones y recordar lo que uno puede experimentar ante semejante experiencia, pero lo intentaré.
Llegamos a primera hora de la mañana a la mansión después de pasar la noche algo nerviosos. No era para menos. Lo primero que te llama la atención al entrar en la mansión es que el lujo no es tan ostentoso como uno puede pensar, ya que recrea la casa tal como la dejo Elvis el último día de su vida. La decoración es pues muy setentera y clásica. Una de las cosas que más me impactó es que los techos de la parte del subsuelo de la casa son muy bajos, dando una sensación de claustrofobia bastante evidente, ya que ni tan siquiera hay ventanas.

El recorrido que se efectúa es el siguiente : hall, comedor, salón, habitación de los padres y de allí se pasa a la parte de subsuelo donde se encuentra la cocina, la sala TV con sus famosos tres televisores en línea, the Pool Room ¡impresionante!, la famosa Jungla Room donde grabó sus dos últimos discos y otra sala donde están expuestos varios objetos personales del Rey destacando sus armas, joyas y su colección de discos. La parte de arriba de la mansión está prohibida para los visitantes por expreso deseo de la familia. Una pena porque me daba un morbo tremendo poder ver la habitación donde murió Elvis.

La segunda parte del recorrido se efectúa por la parte de atrás de la mansión donde podemos ver los fabulosos jardines, las cuadras, la oficina de Vernon (padre de Elvis), el columpio de Lisa Marie, la sala de tiro y sobre todo, lo más alucinante de esta parte de la visita, la sala de trofeos donde están expuestos todos sus discos de oro y platino y algunos de sus impresionantes trajes que llevaba en el escenario (para babear!!)
El final de la visita, es lo mejor, con la Meditation Garden, donde se encuentra la tumba de Elvis. Flores y recuerdos de todos los rincones del mundo rodean las zona. El silencio y el respeto con el que la gente pasaba delante de la tumba era impactante. Lo siento, no puedo describir lo que se siente al estar frente a su tumba...no hay palabras.
Para acabar, todavía te dan la oportunidad de hacer la típica foto enfrente de la mansión y por supuesto, no faltó el ritual de escribir nuestras dedicatorias en el muro que rodea Graceland. ¡Increíble pero ya no quedaba ni un solo espacio! Por cierto, en ese mismo instante, una impresionante persecución tenía lugar en la Elvis Presley Blvd….un poco más y nos llevan por delante.¡Esto es América!

Pero la visita a Graceland dio para muchísimo más ya que el Ticket Premium te daba la oportunidad de poder visitar el Sincerly Elvis Museum que está enfrente de la mansión. Allí estaban expuestos el famoso traje de cuero negro del comeback’68 (¡¡madre mía!!) y diversos objetos personales que pertenecieron al rey, tal como su traje de boda.
Otro de los alicientes era el Elvis Presley’s Car Museum donde se puede ver el famoso Pink Cadillac que le regaló a su madre y varios coches y motos de espatarrar que pertenecieron a su majestad.
Enfrente de Graceland también pudimos visitar sus 2 aviones privados, el Houndog y sobre todo el Lisa Marie, bastante más espectacular, con grifos bañados en oro en el baño y una descomunal cama matrimonial en la parte trasera del avión.
Y para acabar la fiesta y en un lugar muy estratégico (para eso son los reyes del marketing,) una hilera impresionante de tiendas de souvenirs ubicadas en el Elvis Presley Blvd para acabar de arruinar nuestras carteras. Un sinfín de merchandising desde llaveros, naipes, púas, vasos, chupas, sábanas, cortinas de baño y hasta calzoncillos con la imagen del Rey. ¡Ver para creer!


Y eso es lo que sucedió esa memorable mañana. Pero la cosa no quedaba sólo en Graceland, la tarde prometía también de lo lindo con nuestra visita a la Sun Studio, pero eso es otra historia que ya os contaré otro día.

P.D.: Las fotos las saqué de internet porque de aquella todavía no tenía cámara digital y además no se puede usar flash dentro de la mansión, con lo cual las fotos que tengo son algo oscuras.

5 comentarios:

Il Cavaliere dijo...

Joder!, acojonante. No te quedaron ganas de hacerte con el traje de cuero negro?. Bueno,imagino que te hubiesen acribillado a balazos como poco.
This is America.

Saludos

raskolnikoff dijo...

Llevo días sin internet, no había leído el post anterior .... ¿¿¿te casaste en Las Vegas???

Te juro que tengo fobia al matrimonio, pero siempre he dicho que ahí SI me casaría. Joder, felicidades. Casarse al ritmo de "Let it be me" o de la que sea del Rey .... palabras mayores.

Un saludo!

perem1 dijo...

No esta nada mal, casarse en Las Vegas, luego ir a Graceland. Me quedo con lo de la Meditation Garden, estoy seguro que sentiste lo que yo si pudiese dar algún día con la tumba de John Bonham.

Un saludo.

(Por cierto, he mirado en tu perfil si habias puesto tu mail, para mandarte una cosa, -tiene que ver con el comentario que has dejado en The Best- pero no esta tu mail)

Blue Monday dijo...

Tiene que ser el copón. Tal vez algún día. Ah, y felicidades por el aniversario. No quise romper el romanticismo de vuestros post.
Saludos desde la cueva.

ROCKLAND dijo...

Cavaliere : A balazos es poco, eso es America pero no te creas, que me quedé con ganas de llevarme medio Graceland para mi casa, pero mejor quedarse quietecito.
Raskolnikoff : en efecto, me casé en Las Vegas...ya sabes para cualquier fan de Elvis hacerlo allí es lo máximo. Por cierto, en esa capilla se casó Ace frehley y ...¡¡¡Bon jovi!!!
Perem : Estar enfrente de la tumba de Elvis es una de las cosas más grandes que he podido experimentar. Lo dicho en la entrada, sin palabras.
Blue monday : Gracias por la felicitación.
Un saludo a los quatro y keep on rockin' folks !!!